Páginas vistas en total

9 jul. 2010

HISTORIA CLÍNICA DE VIDA DE SAN MARTÍN

Hoy 9 de julio recordamos al Padre de la Patria y su esfuerzo por liberar a los pueblos de Sudamérica del yugo español.
Mitre, en el segundo tomo de “Historia de San Martín y de Emancipación Sudamericana” habla de dos tipos de héroes militares. Por un lado, los sanos y robustos para sobrellevar las fatigas y dar a los soldados el ejemplo de la fortaleza en el peligro. Por otro, los que se sobreponen sobre su físico por la energía de su espíritu. A esta raza heroica, concluye, pertenecía San Martín.
Admiración y respeto.

Resumen de la Historia Clínica de vida de San Martín

Antecedentes.

  • No se registran antecedentes patológicos. No existen constancias que hagan referencia a enfermedades de la infancia.
  • En 1789, año de la Revolución Francesa, a los 11 años de edad, ingresó como cadete del Regimiento de Murcia, Málaga, España. Se supone que la admisión certifica gozar de buena salud.
  • A los 13 años presenció la batalla de Melilla, África. Su bautismo de fuego se produjo en la batalla de Orán, África, contra los moros, donde soportó hambre e insomnio.
  • Estuvo embarcado, durante 13 meses, en la guerra entre españoles e ingleses, sufriendo penurias y privaciones, con alimentación deficiente y condiciones higiénicas malas.

Heridas.

  • Herido en mano y tórax en Cubas, España, en ocasión de ser asaltado por cuatro bandoleros que le robaron los caudales que transportaba: 3.500 reales pertenecientes a su Regimiento. Tenía 24 años (1801).
  • Herido en el brazo izquierdo en la batalla de Albuera, España, en 1811.
  • En 1829, en Falmouth, Inglaterra, vuelca su carruaje y se hiere con un vidrio en el brazo izquierdo.

Contusiones.

  • Aplastamiento de una pierna, al caer y morir su caballo (450 kg) en el combate de San Lorenzo, en 1813.
  • Contusión o luxación de un hombro, presumiblemente el izquierdo, también en ese combate de San Lorenzo.

Procesos infecciosos

  • En Pisco, Perú, durante siete días, por reacción de sus hemorragias gastroduodenales o por paludismo (terciana) o por causa desconocida (1831).
  • Chavalongo (fiebre tifoidea) o gastroenteritis muy severa, de regreso en Chile, debiendo guardar cama durante dos meses, en la Finca El Conventillo, de O´Higgins, atendido por la madre y la hermana de éste, Rosita (1822).
  • Cólera el tor o gastroenteritis muy severa, en Europa (1832).
  • Afecciones respiratorias
  • Accesos de asma exalergénico. Según la clasificación de Rackerman de 1947. En España, en 1808; en Tucumán, en 1814; al regresar de la batalla de Chacabuco, dos días, en Uspallata, en 1817, y en alguna otra oportunidad. A principios del siglo 19 no se tenía idea de lo que era el asma. Los estudios científicos comenzaron un siglo después. Richet descubrió la anafilaxia en 1897, prosiguiendo con los aportes de Von Pirquet en 1905 y en las dos décadas siguientes con Metchnikoff y Ehrlich, hasta los trabajos de Jiménez Díaz que diferenció los procesos de asma (alérgica) y asmoide (no alérgica).

Reumatismo (?) y/o gota (?).

En la batalla de Chacabuco, el 12 de febrero de 1817, a los 39 años, por un ataque reumático nervioso tuvo dificultades para mantenerse a caballo. Los factores condicionantes fueron el frío, la fatiga, el cruce de Los Andes y las preocupaciones. Después de los ataques, a veces muy intensos, recuperaba la movilidad. No le dejaron deformidad alguna. Observaba reposo y buscaba alivio en estaciones termales, incluso en su exilio voluntario en Europa. Siete veces cruzó San Martín la cordillera. Una de ellas, el 14 de enero de 1820, a los 42 años, fue trasladado en camilla desde Cuyo hasta Cauquenes, en Chile, para tomar baños termales, acompañado por un batallón de 60 Granaderos. Hecho en que quizá se inspiró una famosa cueca. Alvarado y otros hablan de reumatismo. El único que menciona gota es su gran amigo, el general Guido. Según Ruiz Moreno, esta opinión es la acertada.

Patología digestiva.

  • Úlcera gastroduodenal, con gastralgias y hematemesis, desde Tucumán (1814) hasta su muerte (1850), durante 36 años. Por diagnóstico retrospectivo semiológico. “Los disgustos fueron las causas de sus crisis”, señaló Otero. Cruveilhier descubrió la entidad nosológica 15 años después del primer ataque hemorrágico. Los médicos de entonces no podían establecer el diagnóstico de lo desconocido. Quienes atendieron a San Martín en sus campañas americanas fueron Baltasar Tejerina, Mariano Vico, Cosme Argerich, Guillermo Colesberry, Juan Isidro Zapata y Juan Gilles.
  • Gastritis.
  • Estreñimiento.
  • Hemorroides gangrenadas y fistulizadas (1819). Relatado por carta al general Guido.

Manifestaciones nerviosas.

  • Insomnio.
  • Excitaciones nerviosas y convulsiones (por el estrés de su tren de vida y por las hemorragias de su úlcera).
  • Temblor en la mano derecha (1818). Manuel Belgrano le escribió: “No deje usted de galvanizarse”. Desapareció con el tiempo.

Cataratas.

Operado en París por Jules Sichal (1849). Sin anestesia y sin asepsia, conforme a la época. Con resultado pobre, según Dreyer. Con beneficios apreciables, según Méndez Trongé. Operadas con éxito, operación afortunada, señaló Galván Moreno. Sichel le prohibió la lectura, que le efectuaba luego su hija y su yerno, según Mitre.

Riesgos.

  • En Arjonilla, España, el Cazador Juan de Dios, humilde soldado del Regimiento de Húsares de Olivenza, murió al interponerse entre un atacante francés y el capitán San Martín.
  • En el combate de San Lorenzo, Bautista Baigorria, granadero puntano, traspasó con su lanza al soldado realista que se disponía atacar con su bayoneta al teniente coronel San Martín. Mientras el sargento correntino Juan Bautista Cabral, recibió dos heridas mortales, al desembarazar a su jefe del caballo muerto que le aprisionaba.

Causa probable de muerte.

Murió posiblemente por un shock hemorrágico de úlcera gastroduodenal. El frío glacial que sintió se debió a hipotensión por hipovolemia, con lucidez y plena conciencia de su situación gravísima. Instantes después, cuando la pérdida de sangre fue muy crítica, perdió el conocimiento y tuvo la convulsión, expresión de anemia y anoxia cerebral. Expiró el 17 de agosto de 1850, a las 15 horas. Tenía 72 años. Había nacido el 25 de febrero de 1777. Dícese que su reloj se detuvo a la misma hora de su muerte. Para su último médico, el Dr. Jardón, había preparado rapé pero... Al día siguiente, sus amigos, el encargado de negocios de Chile de apellido Rosales y Gerard, el propietario de la casa de Boulogne Sur Mer que alquilaba en un sector San Martín, notificaban ante la alcaldía del lugar su fallecimiento. Conforme la época, sin dejar constancia de causa de muerte, sin certificado médico y sin autopsia.

Terapéutica

Lo único que se sabe sobre el particular es que utilizó opio para el asma, opio para la gota, opio para la úlcera. Los efectos perniciosos hoy están demostrados, pero en ese entonces no existían otros recursos. Zapata le indujo al consumo de la droga. Guido y otros convivientes le aconsejaban su abandono. La jeringa no se conocía. Por vía oral los efectos deletéreos se reducen considerablemente. No sufrió adicción ni el deterioro de la dependencia. Recurrió también a las sanguijuelas y a los baños termales. Afortunadamente no le aplicaron los otros recursos de la época: los purgantes y las sangrías. 
Los médicos que estudiaron la patología de San Martín, quizá por ser alópatas, soslayaron un recurso terapéutico al que acudió el prócer. En una vitrina del Museo Histórico General José de San Martín, en Mendoza, se exhibe un botiquín homeopático de bolsillo, abierto, con sesenta tubitos que contenían glóbulos de la 6ta potencia centesimal, varios –casi vacíos- de belladona, brionia, bromiun, conium, ipeca, nux vómica, pulsatilla y spongia. Ángel Correas, prócer de la Independencia, se lo obsequió. Lo utilizó para él y sus soldados para el cruce de Los Andes. Y también acudió a estos recursos en Europa.

Fuente: http://www.cmpc.org.ar/datos/vernoticias.asp?id=430

3 comentarios:

Arturo Gómez Alarcón dijo...

Interesante artículo. Yo solo conocía que sufría de terribles ataques asmáticos, sobre todo en Lima. Fue un verdadero héroe.

Saludos.

Germán Gusmerotti dijo...

Para los argentinos es el Padre de la Patria. El Cruce de los Andes hacia Chile lo hizo prácticamente en camilla.

Muy interesante tu blog.

Osvaldo Frias dijo...

FELICITACIONES POR LA NOTA!!! Saludo cordial.-

Publicar un comentario