Páginas vistas en total

5 jul. 2010

MADONNA LISA GHERARDINI – UNA MUJER MODELO

El Ingeniero Guillermo Rucci en el 143 aniversario de la Operaria Italiana de Chivilcoy presentó una conferencia audiovisual titulada La Mujer Italiana de Roma a la Actualidad. Pequeñas historia de mujeres que hicieron historia. En ella presentó las biografías de mujeres italianas de renombre en la Historia y que yo a través de otros blogs, páginas web y libros he recopilado.

MADONNA LISA GHERARDINI – UNA MUJER MODELO

La modelo en la que se basó Leonardo da Vinci para pintar su famosa "Gioconda" o "Mona Lisa" que se expone en el Museo del Louvre de París, Lisa Gherardini, murió el 15 de julio de 1542 a los 63 años en el convento de Santa Úrsula de Florencia.
Era la esposa del comerciante florentino Francesco del Giocondo, de donde viene el nombre de "Gioconda".
La mujer, viuda y enferma, pasó los últimos años de su vida en el convento de San Lorenzo (Italia), donde fue asistida por una monja de nombre Lucía, tal y como había dispuesto su marido.
En el funeral de Lisa Gherardini participó todo el capítulo de la parroquia de San Lorenzo, lo que manifiesta su notoriedad pública.
La mujer habitó en una casa frente a la de la familia de Leonardo da Vinci, en la calle Ghibellina de Florencia.
Gherardini provenía de la burguesía rural de Florencia y se casó con Del Giocondo, que por su actividad comercial se relacionaba con el padre del artista, el notario Piero da Vinci.

Esta información se extrajo de http://www.20minutos.es/, es una noticia de la agencia EFE del 18 de enero de 2001 llevada a cabo por el profesor e investigador Giuseppe Pallantini. Sin embargo no se ha dicho la última palabra acerca de la enigmático retrato de Leonardo Da Vinci.

La Mona Lisa

El óleo sobre madera, de 77 por 53 cm, fue realizado entre 1503 y 1506 y nunca fue terminado. La joven aparece sentada en una galería, abierta a un paisaje misterioso. Su rostro parece querer disimular emociones, generando una gran fascinación. Su expresión resulta ambigua y su sonrisa desconsertante. El juego de sombras ayuda a potenciar esa sensación. No se sabe si parece sonreír o si la sonrisa está llena de amargura; si esconde una actitud de pudor o de vicio. Lo que es evidente es que Leonardo pretendía captar el alma de la persona y no limitarse a su apariencia externa.
La obra se realizó con la técnica del sfumato. El velo sobre su cabeza, signo de castidad, era muy frecuente en los retratos de esposas, descartando por tanto cualquier posibilidad de que fuera amante de algún noble. Su insinuada sonrisa, retocada miles de veces, ha sido interpretada de infinitas maneras. La posición de las manos son un dato más de la serenidad y el dominio de los sentimientos por parte de la retratada. Posa la mano derecha sobre el brazo izquierdo que descansa en la butaca.

Fuente: Museos del Mundo. París. Museo del Louvre. La Nación. Páginas 226 y 227.

Los misterios

Las hipótesis sobre la identidad de la modelo son tantas, como opiniones. Isabella D´Este, que reinaba en Mantua, una amante de Julián de Médicis, una amante del propio Leonardo, una mujer universal idealizada, un adolescente vestido de mujer. Hay hasta quien ha llegado a manifestar que pueda tratarse de un autorretrato del propio Leonardo. No hay ninguna prueba fidedigna de la real identidad de la dama representada por Leonardo en su Obra. Las vicisitudes del cuadro a lo largo de su historia, son más propias de una novela policíaca que de una Obra de Arte. La Gioconda fue adquirida por Francisco I, posteriormente fue conservada en Versalles durante el reinado de Luis XIV. Desde la Restauración estuvo siempre en el Louvre, donde ha sido admirada y copiada por innumerables artistas. Fue robada en 1911 por un pintor italiano desequilibrado (VICENZO PERUGGIA), con el fin de devolverla a su país de origen. Finalmente el cuadro fue recuperado tras pasar dos años debajo de la cama de Peruggia en una pensión de París. Ha sido recreada por todos los medios, incluso por artistas tan diversos como Salvador Dalí o Andy Wharjol... entre otros muchos.
Además, el robo que sufrió en 1911, las reproducciones realizadas, las múltiples obras de arte que se han inspirado en el cuadro y las parodias existentes contribuyen a convertir a La Gioconda en el cuadro más famoso del mundo, visitado por millones de personas anualmente.

La sonrisa

En el siglo XVI Leonardo da Vinci pintó la Mona Lisa dando el efecto de que la sonrisa desaparezca al mirarla directamente y sólo reaparezca cuando la vista se fija en otras partes del cuadro. El juego de sombras potencia la sensación de desconcierto que produce la sonrisa. No se sabe si parece sonreír o si es una sonrisa llena de amargura.
Margaret Livingstone, experta en percepción visual, desveló en el Congreso Europeo de Percepción Visual que se celebró en La Coruña que la enigmática sonrisa es "una ilusión que aparece y desaparece debido a la peculiar manera en que el ojo humano procesa las imágenes". Livingstone señala además que los artistas llevan mucho más tiempo estudiando la percepción visual humana, que los mismos médicos especialistas en el tema.
El ojo humano tiene una visión fotópica, fóvea o directa, y la escotópica o periférica. La primera sirve cuando se trata de percibir detalles, pero no para distinguir sombras, que es la especialidad de la segunda. Leonardo pintó la sonrisa de la Mona Lisa usando unas sombras que se ven mejor con la visión periférica. Para ilustrar el efecto, puede concentrarse la mirada en una sola letra sobre una página impresa y comprobar lo difícil que resulta reconocer el resto de letras.
Por otro lado, para efectos de esclarecer los enigmas, se utilizó un software especializado en la "medición de emociones", el cual fue aplicado a la pintura para obtener datos relevantes acerca de la expresión de la modelo.[42] La conclusión revelada por el programa, es que La Mona Lisa está un 83% feliz, un 9% disgustada, un 6% temerosa y un 2% enfadada. El software trabaja sobre la base de tomar en cuenta rasgos como la curvatura de los labios y las arrugas producidas alrededor de los ojos. Tras obtener las mediciones, se compara con una base de datos de expresiones faciales femeninas, la cual contiene una expresión promedio.

Supuesto embarazo y condición física

Las manos de la Gioconda sobre el vientre hacen suponer que estuvo embarazada.Las manos sobre el vientre han hecho pensar a varios investigadores que la modelo se encontraba embarazada en el momento de posar. Para esclarecer esta teoría, un grupo de investigadores utilizaron un escáner de infrarrojos en tres dimensiones, cuyos resultados fueron publicados el 26 de septiembre de 2006 por el Consejo de Investigaciones de Canadá.
El uso de dicha técnica permite una resolución 10 veces más fina que el cabello humano; las pesquisas permitieron a los investigadores apreciar detalles hasta ahora desconocidos. Consideran que el velo de gasa fina y transparente, enganchado al cuello de la blusa, era una prenda que solían llevar las mujeres embarazadas. Por otro lado, el estudio consideró que el peso de la modelo era de 63 kilos y su estatura 1,68 metros así como que llevaba un moño en el pelo cubierto por un bonete detrás de la cabeza, que el cuadro fue colocado en el cuarto de baño del rey Francisco I y que no aparece ningún mensaje secreto en ninguna de las capas de la pintura, como se contaba en la novela El Código Da Vinci.
Además, el doctor Julio Cruz Hermida, de la Universidad Complutense de Madrid, afirma que la modelo tenía bruxismo (rechinar de los dientes), alopecia (caída del cabello) y principios de la Enfermedad de Parkinson.
Los resultados del estudio fueron avalados por el Consejo Nacional de Investigaciones de Canadá, principal institución oficial de investigación del país. Los hallazgos fueron presentados en Ottawa, durante un acto académico en 2004.

Fuente: http://www.fotomusica.net/ignacio/gioconda/comentagioconda.htm
http://es.wikipedia.org/wiki/La_Gioconda#Identidad_de_la_modelo

0 comentarios:

Publicar un comentario